fbpx

Testimonio de Nicolás Toro, graduado de la Escuela de Relaciones Internacionales

Mi nombre es Nicolás Toro Torres, tengo 24 años y soy Internacionalista por la Universidad Internacional Del Ecuador (2018).

Actualmente, soy parte del programa Bundesfreiwilligendienst de intercambio cultural y educación política del gobierno alemán y la International Cultural Youth Exchange (ICYE) 2018-19.

Cuando terminé el colegio, la decisión sobre qué estudiar exigió de mi el compromiso y la voluntad por conocer las distintas carreras que eran mi interés y sus proyecciones laborales. Así fue como tuve la oportunidad de “vivir” brevemente varias experiencias en campos tan distantes como los de la Medicina y hasta la Arquitectura.

La influencia de mi círculo cercano siempre fue importante al momento de evaluar tantas opciones, pero sin lugar a dudas, el reconocer mis aptitudes y la pasión con las que podría hacer las cosas me hizo escoger estudiar Diplomacia y Relaciones Internacionales.

En ese momento -y hasta la fecha- la gran referente sobre el estudio de las Relaciones Internacionales a nivel de pregrado era la UIDE y su Escuela de RRII. Conocida también por los estudiantes como “la pequeña Cancilleria” a razón del altísimo nivel de análisis, calidad de planta docente -ex embajadores y expertos invitados- y la gran formación de valores en ética profesional y humana, la Escuela ha crecido en número año tras año dándole la oportunidad a la sociedad ecuatoriana de tener profesionales jóvenes con prospectiva sobre los asuntos internacionales.

Luego de cursar mis estudios puedo decir que: No hay otro lugar -en Ecuador- que tenga la capacidad de gestión como tiene la UIDE para desarrollar temas de investigación, primicia de información y sobre todo la creación de perfiles provos y éticos para el ejercicio profesional de la defensa de los interés del Ecuador en un mundo independiente y económicamente globalizado.

El grupo de estudiantes de la UIDE que estudia RRII es un grupo altamente acertivo, conocedores de la negociación y con habilidades multidisciplinarias.

La fortaleza de la Escuela de RRII de la UIDE es que está siempre abierta a propuestas de los estudiantes, la Escuela es y trabaja por ellos.

Así fue como, junto a varios colegas fundamos, el Club ONU de la UIDE “CLUB ONUIDE” 2013 que llevó nuevamente a la Universidad a una activa participación de nuestros estudiantes en iniciativas compartidas con otras organizaciones estudiantiles nacionales e internacionales. Este fue un valor agregado a la gestión de la Escuela ya que sirvió como espacio de promoción, competencia, compañerismo y entendimiento entre futuros profesionales del área.

Asimismo, tuve la invaluable oportunidad de colaborar como parte del equipo administrativo y de investigación del Centro Ecuatoriano de Estudios Internacionales (CEEI) de la UIDE, un think thank creado para aportar y desarrollar propuestas de política pública de índole internacional para el Ecuador, y que contó con la honorable participación  de experimentadas figuras como: Gral. Oswaldo Jarrín como presidente en su momento, Canciller Marcelo Fernández, Exclmo. Sr. Emb. José Ayala Lasso, Dr. Santiago Orbe, Exclmo. Sr. Embajador Alejandro Suárez como director ejecutivo en su momento, entre muchos otros.

Esta experiencia, personalmente, sumó mucho al resultado de mi “ser” profesional. Compartir y trabajar con tan valioso y nutrido equipo era un aprendizaje que iba más allá de la teoría y las aulas. Podría resumirse en: Experticia, Libertad, Respeto y Diplomacia. Sepan las nuevas generaciones que el protocolo nunca estará de más.

Ahora me encuentro en Alemania como voluntario internacional ICYE a razón de una vocación personal. Sin embargo, la oportunidad de cumplir este objetivo se complementa en demasía con lo aprendido en la UIDE y cientos de hora de teoría sobre cooperación internacional, planificación de proyectos, integración, EPI, entre otras.

Tengo la oportunidad de comparar políticas e iniciativas sobre productividad e inclusión de personas con discapacidades, y acciones de cooperación interinstitucional desde una perspectiva técnica y social.

Los valores y habilidades que llegue a dominar en la UIDE me han hecho convertirme en un pequeño “representante internacional” comprometido y responsable de sus funciones.

Es un anhelo para todos nosotros quienes estudiamos RRII llegar algún día a formar parte del servicio exterior de nuestro país, sin embargo, he aprendido que hay muchas otras maneras en las que se puede velar por los intereses del Ecuador, promover sus potencialidades, consolidar alianzas y procesos de integración, y representar a su gente trabajadora y honesta.

En este momento, regresaré a Ecuador aprendiendo mucho de Alemania, pero también habiendo compartido muchas de nuestras buenas costumbres y tradiciones.

Continuó con mis proyectos personales de promoción del #EmpleoJuvenil, también por un #EcuadorConMasEmpleo. Además, de sumar uno nuevo que se llamará la #InternacionalizacionDeLaJuventud para fomentar el intercambio cultural y el entendimiento internacional para estas y las próximas generaciones.