fbpx

Mujeres en el academia y una voz de libertad

¿Es posible alcanzar una sociedad igualitaria, inclusiva, diversa, sin distinción de género? Fue la pregunta que abordó el foro “Mujeres en la academia: profesionalización y comunicación”; espacio en el que, además, se analizaron los roles preestablecidos desde la representación, los limitantes que restringen el crecimiento laboral de las mujeres y los desafíos que conlleva el patriarcado y su deconstrucción. Es así que este encuentro, evidenció no solo la subalternidad histórica y la ausencia de oportunidades, sino que propició la articulación de estrategias orientadas a erradicar aquellas estructuras machistas, arcaicas, que legitiman la discriminación y la violencia. Patricia Hidalgo, directora de la Escuela de Comunicación de la Universidad Internacional del Ecuador, fue una de las ponentes con el proyecto Gritan las Aulas.

La igualdad, ¿para cuándo? Con esta pregunta, Patricia inició su presentación destacando la importancia de generar cambios significativos, palpables en la sociedad, mas allá de enunciados y discursos: “hoy, la academia tiene la misión irrestricta de formar ciudadanos conscientes de que, entre hombre y mujeres, no tienen por qué existir diferencias”. Al respecto, puntualizó que la igualdad no implica privilegios, sino derechos. La brecha salarial existente, la mínima representación en cargos directivos y la nula presencia en espacios de decisión, dan cuenta de una competencia dispareja, marcada por diferentes condiciones de participación.

“Buscamos una sociedad equitativa, justa. Buscamos autonomía en nuestras decisiones. Buscamos condiciones y políticas públicas favorables para superar la desigualdad”. (Frase destacada)

Cabe mencionar que la ponencia de Patricia, se enmarcó en el concurso Gritan las Aulas, mismo que visibilizó el rol que desempeña la feminidad. ¿Cómo surgió este proyecto? En el país, la violencia de género está naturalizada; es cuestión revisar los testimonios y los innumerables casos de maltrato, de menosprecio, de intimidación. Con base en esta realidad, la iniciativa buscó resaltar a todas aquellas mujeres que decidieron romper con lo establecido y, con sus acciones, inspirar a toda una comunidad. ¿Los resultados? Artículos periodísticos, crónicas, videos, cómics, que retratan, precisamente, el empoderamiento, la autonomía y la determinación.

“Mujeres en la academia: profesionalización y comunicación” se complementó con las intervenciones de Saudia Levoyer, Guadalupe Fierro, Gabriela Falconí e Indira Salazar. ¿Qué temas trataron? Los techos de cristal, la preasignación de funciones en línea del género, las limitaciones autoimpuestas, la presencia de la mujer en la agenda pública y la incansable lucha alrededor de la independencia económica.

Finalmente, todas las panelistas coincidieron en la necesidad de fomentar un cambio de mentalidad en las personas. Solo a través de la educación, del involucramiento, se puede erradicar la violencia.

En contexto

El foro fue organizado por el Consejo de Comunicación en alianza con la Universidad Internacional del Ecuador y la Universidad San Francisco de Quito.