fbpx

Propuestas arquitectónicas buscan generar un impacto positivo

El trabajo de un grupo de estudiantes de la Escuela de Arquitectura fue premiado con medallas de oro y menciones de honor en la Bienal Panamericana de Quito, cuya premiación se desarrolló en noviembre.

Este importante reconocimiento fue celebrado por las autoridades de la UIDE en una ceremonia especial que se llevó a cabo en la casona antigua de la Casa de la Cultura, donde está exhibida la muestra de los ganadores, y a la que asistieron invitados especiales como representantes de la Cámara de la Construcción y el Colegio de Arquitectos de Quito.

En este espacio el rector de la UIDE, Gustavo Vega, señaló que la universidad está orgullosa de la creatividad de los chicos y la tutoría de los docentes que destacaron en un concurso que tiene alrededor de 50 años.

El arte y la cultura es lo que le da consistencia a la educación y la arquitectura es una da las artes más impresionantes y de respeto mundial, dijo Vega.

Rebeca Gallegos, decana de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte, aseguró que el mecanismo que manejan en cada clase es la de pasar de la teoría a la práctica, y fomentar la innovación mientras enseñan a sus estudiantes a trabajar para servir a las comunidades.

En la categoría Premio Medalla de Oro Fin de Carrera, Carolina Toscano fue nombrada finalista con Mención de Honor por su proyecto Centro Cultural para Niños, Niñas y Adolescentes en la parroquia rural de Tumbaco.

Este trabajo busca destacar la relevancia del arte en la sociedad, por lo que su diseño integra espacios públicos más accesibles, dinámicos y versátiles que promueven la integración de los habitantes de esta zona.

Esta propuesta compitió entre 130 proyectos de 19 universidades a nivel nacional.

La medalla de oro en la categoría Premio Trabajo Último Año, fue para el Proyecto Bulevar al Sur. Centralidad, ecosistemas e Identidad, realizado por siete estudiantes de 8vo semestre de la Escuela de Arquitectura.

Este trabajo surge por la necesidad que identificaron los jóvenes de rescatar la ciudad. Victoria Aguilar, integrante del grupo, dijo que se enfocaron en el riel del tren que actualmente está abandonado, para intervenirlo desde Chimbacalle hasta las afueras de la ciudad.

Francisco González, del equipo ganador, comentó que la propuesta engloba tres aspectos importantes: implementar equipamientos, rescatar la dinámica social de barrio y la memoria obrera del sur de Quito y sus afueras, y enfocar ciclos urbanos y el ecosistema de quebradas.

Para los jóvenes participantes estas características hicieron destacar a su trabajo de entre otros proyectos.

La idea empezó en 7mo semestre, cuenta Paula Vaca, quien aseguró que como futuros arquitectos buscan dar soluciones a problemáticas que tiene la ciudad y por esta razón se enfocaron en el sur de la capital, pues la investigación que su equipo realizó sobre el sector indicó que este lugar tiene una importante demanda de equipamientos, espacio público y áreas verdes de calidad.

Ignacio Espinosa fue el docente que guio a los jóvenes en esta tarea, desde la parte conceptual hasta la parte gráfica y de diseño. En su acompañamiento siempre recordó a los futuros arquitectos que su trabajo debe estar orientado hacia los usuarios y sus necesidades.

El éxito que acompañó este desarrollo fue la metodología de trabajo que propuso el docente a sus alumnos; los dividió en grupos de acuerdo con las fortalezas de cada uno para optimizar el trabajo y lograr su objetivo.

Los futuros graduados esperan que su obra impacte positivamente a los habitantes de este sector y a sus visitantes. Insisten en que el diseño propone espacios públicos de calidad, tratamiento a los ecosistemas de quebradas, equipamientos de salud, educación, seguridad social, entre otros.  Además de un centro de acopio para la zona agrícola, en las afueras de este sector, con la finalidad de empoderar a su gente.

Para Aguirre cada actividad y proyecto realizado a lo largo de la carrera ha sumado conocimientos y experiencia a su vida académica y profesional. Asegura que el esfuerzo y dedicación que un concurso de esta magnitud requiere es sumamente demandante, sin embargo, la satisfacción de haber entregado más del 100% en esta propuesta y la confianza en sus destrezas y conocimientos como futuros profesionales, no tiene precio, concluyó.

Reconocimiento a docentes

Los docentes tutores de estos proyectos galardonados, también recibieron un reconocimiento por su labor de guiar y explotar las destrezas y habilidades de los alumnos de la carrera.

Andrés Recalde e Ignacio Espinosa recibieron un diploma por su entrega y por ser verdaderos mentores en esta contienda panamericana.

Recalde lideró los concursos internos, ensayos y revisiones para afinar los proyectos seleccionados para el concurso.

Martín Real, participó en la categoría profesional y se hizo acreedor de dos premios por el proyecto Casa Pitaya.

 

La UIDE felicita la destacada participación de estos jóvenes y docentes que buscan constantemente reinventar su visión arquitectónica.

 

Primer lugar Medalla de Oro /Premio Trabajo Último Año -Planificación Territorial

Proyecto: Bulevar al Sur. Centralidad, ecosistemas e Identidad

 

Docente: Ignacio Espinosa

Integrantes:

  1. Francisco González
  2. Camila Páez
  3. Victoria Aguilar
  4. Paula Vaca
  5. Lourdes Lincango
  6. Alejandra Carrasco
  7. Nicole Almeida

 

Finalista Premio Trabajo de Fin de Carrera – Arquitectónico

Proyecto: Centro Cultural para Niños, Niñas y Adolescentes en la parroquia rural de Tumbaco

Docente: Andrés Recalde

Estudiante: Carolina Toscano