fbpx

La de Escuela de Relaciones Internacionales se involucran en un proyecto de Asistencia Humanitaria para venezolanos y venezolanas en situación de movilidad

Alumnos y alumnas de la Escuela de Relaciones Internacionales apoyaron un proyecto de asistencia humanitaria impulsado por CARE y World Vision. El terminal de Carcelén fue el punto de encuentro, allí trabajaron atendido a población venezolana en proceso de movilidad. El proyecto consiste en levantar un registro pero también incluye la entrega de kits con productos varios y capacitaciones sobre los riesgos que supone la migración.

El involucrarse en procesos de asistencia humanitaria permite a nuestros estudiantes conocer, en profundidad, temáticas que se discuten en el aula desde la teoría. Además, les acerca al trabajo de organizaciones en las que, a futuro, podrían desempeñarse como profesionales. Son experiencias que implican aterrizar conocimientos en la realidad, incorporar dinámicas de trabajo y conocer, en la praxis, la gestión que hacen instituciones como CARE. Ha sido una gran experiencia para ellos!

 

Alejandro Román:  “Es una experiencia única el ayudar a otros. La condición humana nos exige proteger, auxiliar y ayudar a nuestros hermanas y hermanos venezolanos.”

 

Jennifer Crespo: “CARE es sinónimo de humanidad, de trabajo duro e imparcial, de compromiso y honestidad, de valores humanos que permiten comprender la realidad de otras personas.

CARE es aportar al mundo con soluciones humanitarias, que tratan de subsanar el sufrimiento venezolano originado por un estado de violencia y crisis económica en su país.”

 

Mishelle Pauta: “Ser voluntaria junto a CARE  fue una experiencia única, ya que me permitió crear una sensibilidad y empatía frente a la situación de migración de personas venezolanas. Al sentir y entender más profundamente la realidad de aquellas personas que vinieron caminado alrededor de un mes sin descanso, algunos con niños pequeños en brazos;  sin un lugar donde quedarse; sin dinero; con frío por la bajas temperaturas del año. Uno realmente siente la necesidad de extenderles la mano con ayuda, de decirles que todo mejorará y  te responderán de todo corazón y con una sonrisa, ´gracias`. Si bien no puedo cambiar el mundo, me hizo feliz cambiar un poco la vida de aquellas personas”.