Nicole Sacoto Kaczmarek, estudiante de Medicina, nos cuenta sobre el Proyecto Llano Chico

Noticia realizada por: Nicole Sacoto Kaczmarek, Estudiante de Medicina

Una de las características más importantes de un estudiante de medicina es ser integral. Desde el primer día que elegimos esta carrera sabíamos que dedicaríamos nuestras vidas no solo a los libros, sino también al bienestar de la gente. Con los años aprendimos que la atención médica no solo consiste en recuperar la salud; sino que también, busca el promover la salud y prevenir cualquier tipo de enfermedad mejorando la calidad de vida de las personas.

Dentro de nuestras horas de vinculación con la comunidad, la Facultad de Medicina de la  Universidad Internacional del Ecuador decidió aliarse con el Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial Rural (GADPR) de Llano Chico, una parroquia rural ubicada al noreste de Quito. Nuestro objetivo fue identificar en los habitantes múltiples factores de riesgo para enfermedades crónicas no transmisibles que incluían los hábitos alimenticios, actividad física, consumo de tabaco, alcohol, estado de salud, e índice de masa corporal y cintura/cadera elevados para poder crear planes de intervención. Es por esto que debíamos primero conocer a la población y su exposición a dichos factores y es ahí en donde participamos nosotros.

Nuestro primer deber fue capacitarnos en cómo recolectar información. Con el objetivo de ser más amigables con el ambiente y facilitar el posterior procesamiento de datos, se decidió utilizar la aplicación de celular KoBoToolbox, por lo que acudimos en varias convocatorias los días sábado a la facultad para recibir una charla acerca del proyecto y el uso de esta herramienta a cargo de la Dra. Sonia Barba, el pH.D Alejandro Rodríguez y el Ing. Oswaldo Ramos.

Una vez que todos estuvimos preparados, acudimos a la comunidad vestidos en nuestros mandiles blancos y cargados de nuestros fonendoscopios, esfigmomanómetros, oxímetros de pulso y cintas métricas. Para cubrir la mayor cantidad de espacio posible nos organizamos en grupos que posteriormente se dividirían en parejas, asignamos los territorios a cubrir y acudimos cada grupo acompañados de un miembro del GAD que se asoció con la Universidad para la ejecución del proyecto.

Nuestra acompañante, Tatiana Tufiño, se encargó previamente de informar a toda la población de nuestra llegada, por lo que todos nos recibieron con brazos abiertos, dispuestos a dedicarnos 20 minutos de sus días para contestar todas las preguntas que teníamos. Finalmente, en agradecimiento, les dimos unos cuantos consejos sobre hábitos alimenticios y actividad física que podrían aplicar en su día a día y que estaban resumidos en un pequeño folletito diseñado por nuestros compañeros del internado.

Como conclusión de la recopilación de datos, nos dimos cuenta que la mayoría de personas a las que entrevistamos solo acudían al médico cuando estaban gravemente enfermas. Muchos desconocían si sus valores de glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre eran normales e incluso muchos nunca tuvieron su presión arterial medida por un profesional. Nuestro deber como institución es por lo tanto, entregar un informe al GADPR para que conozca la situación de su población, y nuestro deber como estudiantes de medicina será realizar un taller sobre importancia de la prevención que se llamará “Riesgos de hoy, enfermedades del mañana”. Esperamos que con esto las personas acudan más frecuentemente al médico, que se prevengan enfermedades y en caso de que sea ya muy tarde, que se puedan tratar y controlar y finalmente mejorar la calidad de vida de la población. Probablemente esto nos lleve un tiempo, pero estoy segura que con el trabajo y dedicación de todos lo lograremos.