fbpx

Ecuatorianos desarrollan equipo de RCP de bajo costo

El docente e investigador de la Escuela de Medicina de la UIDE, Dr. Alfredo Uquillas, se ha aliado con miembros de la Universidad de Purdue de Estados Unidos, para desarrollar un equipo portable de resucitación cardiopulmonar de bajo costo. Esta alianza surge como un proyecto de algunos estudiantes que están haciendo su tesis en esta universidad americana.

La idea de generar este equipo portable de resucitación cardiopulmonar de bajo costo nació del terremoto del 16 de abril del 2016, donde se evidenció la carencia de este tipo de implementos que pueden cambiar drásticamente el número de sobrevivientes en cualquier tipo de tragedia. Este dispositivo permite hacer un masaje cardiopulmonar constante de 100 a 120 pulsos por minuto, automáticamente, sin riesgo de fracturar las costillas del paciente, pero sobretodo, tiene un costo bajo de fabricación (540 dólares), en comparación de otros equipos que se encuentran actualmente en el mercado que oscilan entre los 15.000 y 20.000 dólares. Otros beneficios del dispositivo es que aguanta altas temperaturas y humedad, convirtiéndolo en el dispositivo ideal para trabajar en países latinoamericanos.

El equipo funciona con un motor de 12 voltios sacado de un taladro. La tecnología como tal no es tan avanzada. Nuestra intención es que se puedan crear este tipo de modelos y que puedan ser replicables en otros países de Latinoamérica”, indicó el Dr. Uquillas, mientras mostraba que el equipo tiene unas terminales para poder conectar el aparato a la batería de un carro o de un bote para que pueda continuar funcionando, sin poner en riesgo la vida del paciente.

Los miembros del equipo han trabajado en este proyecto
aproximadamente dos años y actualmente tienen el tercer prototipo. En el año 2017, el dispositivo ganó el primer lugar en el concurso de diseño de equipos médicos de Engineering World Health y ha tenido una gran acogida en las presentaciones llevadas a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana (Estados Unidos) y en el Hospital Zambrano Hellion de Monterrey (México).