fbpx

Dennis Oviedo

Viajar al exterior y especialmente a un país que es tan diferente en todos los aspectos imaginables, prácticamente se convierte en una aventura que te cambia totalmente la vida y te ayuda a madurar. Al inicio acostumbrarse a un nuevo entorno, extrañar a la familia y adaptarse a un nuevo idioma es algo complicado, pero definitivamente vale la pena arriesgarse. Ahora con certeza puedo decir y recomendar a las personas que se animen a este tipo de oportunidades, porque además de conocer gente muy interesante puedes desarrollarte como persona y aprender que el mundo no es tan grande como uno se lo imagina.

Muchas gracias a la UIDE y a la Universidad Federal de los Urales por apoyarme en esta maravillosa experiencia.